David Ricardo y la ventaja comparativa

David Ricardo y la ventaja comparativa

David Ricardo y la ventaja comparativa

Una de las teorías económicas que defienden el comercio internacional y los beneficios que aporta a los países es la teoría de la ventaja comparativa, desarrollada por David Ricardo. Esta teoría viene a decir que los países generan mayor riqueza cuando se especializan en producir aquello en lo que son más productivos y comercializan con ello. Incluso si un país es mas productivo en todos sus productos que otro país, le interesaría producir siempre aquel en el que es más productivo comparativamente.

Teoria de la ventaja comparativa
David Ricardo. 1772-19823

Al menos yo, suelo oír frases como que el comercio entre países no es beneficioso, que debemos consumir productos de aquí, no importar productos, etc. Pero con la teoría comparativa podemos ver que esto no es correcto y que los desajustes o efectos perjudiciales que se producen en el comercio internacional vienen de las trabas, aranceles y “canalladas” que se aplican al libre comercio, aunque esto es un tema a parte en el que no vamos a entrar.

 

La ventaja comparativa o coste de oportunidad

Para ir comprendiendo esta teoría, pensemos en algo que nos ocurre muy a menudo, cuando contratamos un servicio de limpieza a domicilio, que nos cuiden a los niños, etc. para poder ir a trabajar es por que somos más productivos (generamos más riqueza) contratando esto y trabajando en lo nuestro, que dedicándonos a estas labores. Es el coste de oportunidad, me interesa más gastar 1 hora de mi tiempo en trabajar y cobrar (8€) y contratar a alguien para que lo haga (6€) que no ir a trabajar y hacer yo esa labor.

David Ricardo explica la teoría desde un caso muy sencillo con pocos elementos (aunque la teoría se puede explicar  con muchos más elementos) para un fácil entendimiento, pongamos en la siguiente situación:

  • Un mundo donde solo se producen pantalones y camisetas
  • 2 países, A y B, además con los mismos habitantes
  • 3 habitantes en cada país
  • El país A produce 1 camiseta en 1 hora y B en 3 horas
  • El país A produce 1 pantalón en 2 horas y B en 4 horas
Pais A   Pais B
 1 camiseta  1 hora  3 horas
 1 pantalón  2 horas  4 horas

En un primer vistazo podemos pensar, que si tienen el mismo número de habitantes, el país A es más productivo y genera más riqueza y que B no va a poder competir contra este y estaría en una posición de desventaja si deciden comerciar entre si, esto es porque pensamos en costes absolutos; hay que hacerlo desde el punto de vista de los costes relativos.

 

Los costes relativos

Para A, el coste relativo (o de oportunidad) de producir 1 camisetas es 1/2 = 0,5. Es decir, por hacer 1 camiseta renuncia a hacer 0,5 pantalones, ya que el tiempo necesario es 1 hora y en una hora puede hacer o 1 camiseta o 0,5 pantalones.

Para A, el coste relativo de producir 1 pantalón es 2/1=2. Para hacer 1 pantalón, renuncia a hacer 2 camisetas

Para B, el coste relativo de 1 camiseta es 3/4 = 0,75 y el coste relativo de 1 pantalón es 4/3 = 1,3

 Costes relativos País A   País B
 1 camiseta  0,5  0,75
 1 pantalón  2  1,3

Cada país debe producir aquello que tenga menor coste de oportunidad (renuncie a menos) frente a otro país. Nos quedaríamos que A produce las camisetas y B los pantalones. Con esa producción, intercambian entre ellos a través del comercio internacional.

¿Es beneficioso que haya comercio internacional?

Pais A

Si no comerciase, tener 1 camiseta (1h) y 1 pantalón (2h) , le cuesta 3 horas.

Si aplicaran la ventaja comparativa y comerciase, tener 1 camiseta le cuesta 1 hora porque lo fabrican ellos y 1 pantalón lo comparían por 1,5h(*), en total el coste es de 2,5 horas

(*) Pongamos que 1h = 1€. Los precios de comercialización, para que funcionen y sean atractivos, siempre serán de un valor intermedio entre el de los 2 países para que resulte interesante al otro país

  País A  Precio internacional  País B 
 1 camiseta  1 2€  3
 1 pantalón  2 3€  4

Como A solo fabrica camisetas, para poder comprar en el mercado internacional 1 pantalón (3€), debe vender 1,5 unidades de camisetas a 2€, que le cuestan fabricar 1,5horas.

 

Pais B

Si no aplica comercio internacional, tener 1 camiseta (3h) y 1 pantalón (4h) le cuesta en total 7 horas.

Si aplica comercio internacional y se dedica a fabricar pantalones, tener 1 pantalón le cuesta 4h fabricada por ellos y 1 camiseta la compra en el mercado internacional por 2€, que es lo que gana vendiendo 0,66 unidades de pantalón y le cuesta fabricar 2,6horas, en total 6,6 horas le cuesta tener 1 unidad de cada.

En ambos casos, los países ganan porque le cuesta menos horas de trabajo.

 

La teoría se explica planteando una situación muy sencilla y simple, pero en caso de introducir más elementos, variables y hacerla compleja (entonces la explicación matemática es también mucho más compleja), sigue dando como resultado que el comercio internacional favorece a los países.

4 comentarios en “David Ricardo y la ventaja comparativa

    1. Esos valores de compra no son euros, son horas.

      Para simplificar el caso, fijamos que algo que cuesta 1h de trabajo, cuesta 1€.

      Sabemos que A es mas productivo haciendo camisetas, así que la hace el mismo y le cuesta 1h, el pantalón lo compra en el mercado, el precio de mercado del pantalón es 3€.

      ¿Cómo puede conseguir A 3€? Haciendo camisetas, que se venden a 2€ en el mercado, hace 1 camiseta y media, y ganará los 3€ (2+1), en trabajo le ha supuesto a 1,5h.

      En total, 2,5h (1+1,5h)

      ¿Intentas hacerlo con el caso de B?

Los comentarios están cerrados.